miércoles, 19 de octubre de 2011

Posicionamiento y trayectoria - extracto del libro "El coach como chamán"

A continuación, anexo un párrafo del libro "El coach como chamán":
El concepto que tenemos de nosotros mismos, dónde estoy en el aquí y ahora lo voy a llamar posicionamiento y los cambios que vamos teniendo en nuestra vida los voy a llamar trayectorias. Werner Heisenberg, premio Nobel de Física en 1932 enunció su Principio de Incertidumbre o Principio de Indeterminación, según el cual es imposible medir simultáneamente, y con precisión absoluta, el valor de la posición y la cantidad de movimiento de una partícula. Podemos Interpretar este principio desde el Coaching, argumentando que la cantidad de movimiento de una persona, que representa la trayectoria, está abierta al principio de indeterminación, tiene libre albedrío y puede construir su futuro y para lograrlo ha de perder contacto con su posición en el aquí y ahora; si estoy moviéndome, si estoy evolucionando, la posición no está definida. El otro aspecto del Principio de Incertidumbre se refiere al hecho de que puedo saber quien soy partiendo de donde estoy, aunque en este caso, no se abren trayectorias de desarrollo; ya no está tan claro dónde voy a ir y qué ocurrirá mañana.  Si me muevo, no sé dónde estoy y si me quedo quieto, no sé dónde voy.

martes, 4 de octubre de 2011

El ejemplo de Shackleton: liderazgo en tiempo de crisis

En momentos de crisis, es bueno recordar el ejemplo de Shackleton, un modelo de liderazgo en entornos complejos Una expedición canadiense dirigida por Vilhjamur Stefansson salío el 3 de agosto de 1913 a explorar el Ártico helado a bordo del Karluk; otra expedición liderada por sir Ernest Shackleton salió el 5 de diciembre de 1914 a bordo del Endurance de la isla de Georgia del Sur con el objetivo de realizar la primera travesía continental de la Antártida.

Ambos fracasaron; en el caso del Karluk, el liderazgo, o mejor la falta de él provocó que la tripulación falleciera en la superficie del Ártico, no sin antes haberse enfrascado en pelas, robos y mentiras.

La respuesta de Shackleton y su liderazgo frente a los mismos problemas que había enfrentado Stefansson fueron totalmente diferentes. En este caso, el trabajo en equipo, el sacrificio y el buen humor consiguieron que la tripulación volviera sana y salva a su destino, no sin antes pasar por increíbles vicisitudes y retos.