sábado, 18 de febrero de 2012

Tristeza y felicidad en el coaching

Cuál es la relación entre la tristeza y la felicidad. Todo deseamos ser felices y evitar el dolor, aunque el dolor, además de ser fuente de crecimiento, es inevitable. Como coaches, ¿somos capaces de acompañar a nuestro cliente si viene con un tema complejo y doloroso? o bien  ¿lo intentamos sacar de ahí lo antes posible argumentando que es un estado de pocos recursos? Yo diría que es bueno aprender de esa situación y es bueno transitar a un estado de más recursos pero mirando previamente lo que la situación dolorosa nos está diciendo.

Es evidente que a un coach le resultará complicado acompañar a su cliente a transitar por situaciones que él  mismo desconoce. Así si a mí no me han despedido nunca, me resultará complicado acompañar a alguien en un despido; si no he sido líder de equipos, difícilmente podré acompañar a un líder de equipo en las dificultades con su gente. Si no conozco la muerte nada más que de referencias difícilmente podré acompañar a alguien en un duelo. La experiencia es un grado. No todo es formación, modelos teóricos y homologaciones.

Esto no significa que sea imprescindible que un coach acompañe solamente allí donde ha ido previamente, pero desde luego es deseable.

Un vídeo de dos maestros,
Salu2.