viernes, 1 de marzo de 2013

La formación en coaching y el cambio de creencias

Llevo ya unos años haciendo formación en coaching integrativo y sistémico y una cosa con la que me encuentro es la dificultad de algunos alumnos en cambiar su forma de ver la realidad, que desde luego incluye un trabajo sobre cómo se ven a sí mismos, cómo ven a los demás y sus relaciones con ellos. Todo esto supone un intenso trabajo de cambio de creencias que no siempre están los alumnos dispuestos a gestionar.


Entrar en una nueva profesión como es el coaching no es posible sin un concienzudo trabajo personal. "Conócete a ti mismo y conócete en tu justa medida" es una sugerencia del Oráculo de Delfos que supone una premisa básica para poder trabajar en la ayuda a los demás.

La imagen de Quirón en este sentido es muy representativa. Quirón era un simpático centauro que recibió de Heracles, por accidente, una flecha envenenada  con la sangre de la Hidra. Esta herida le llevó a ceder su inmortalidad y así escapar del dolor. En todo caso, esta constante conexión con el dolor le llevó a ser  famoso por sus habilidades como curandero; como que es el "sanador herido", que conoce los remedios porque se los aplica a él mismo.

Esta particularidad de un coach - ser capaz de poder lidiar con sus propios temas ANTES de intentar lidiar con los temas de los demás, es una premisa importante, a menudo descuidada en algunos programas de formación de coaches.

En nuestro estilo, antes de poder utilizar una técnica, un modelo  una herramienta, te la has de aplicar a tí mismo  y eso supone en la mayoría de los casos un cambio de creencias o, al menos, un cambio de observador. Pretender alcanzar la pericia de un coach avezado sin cambiar de creencias y sin experiencia es como aprender a hacer el amor estando vestido con un traje espacial: si no hay contacto, no hay aprendizaje.

Salu2.

2 comentarios:

  1. Cómo me resuena este texto.... Estoy absolutamente deacuerdo.... En mi formación me estoy encontrando con Coaches ( o que se denominan a sí mismo Coach) con un nivel de trabajo personal y un contacto con experiencias, emociones y Vida ,en general, muy teórico y superficial. Tambien me estoy encontrando con Coaches de "Escenario" que venden el coaching como el bálasamo de Fierabras. Como la pócima mágica, sin explicar que un proceso de Coaching está más relacionado con el "viaje del heroe", bastante menos glamuroso e inmediato en sus resultados. Pero mucho más profundo, duradero y satisfactorio. Invitar a un trabajo personal sin huir del gran esfuerzo que supone, no es nada facil que te lo "compren" en la sociedad actual. Por eso tu texto me parece especialmente valiente, comprometido y congruente. Gracias por tu enfoque. Yo puedo hablar desde la experiencia vivida en mi formación contigo y con tu programa y constatar el altísimo nivel del mismo. Ascen Garrido.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Ascen por tu comentario. Las personas estamos a veces apegados a una imagen de nosotros mismos que no se corresponde con la realidad. Nos creemos que somos esto o aquello, y tenemos ideas y juicios que defendemos con pasión. Hacer coaching en estas circunstancias es lo que un colega argentino llamaba "escucha previa"; cuanto menos nos escuchemos a nosotros mismos, cuanto menos conozcamos de nosotros, menos habilidosos seremos como coaches.
    Es como el que en su segundo matrimonio lleva aún cargando los temas pendientes y las expectativas del primero: está condenado al fracaso. Hasta que no aprenda, no puede seguir ese viaje que mencionas del "Camino del Héroe", que no es sino el Camino en donde nos hemos de encontrar a mostros mismos, nuestro poder personal, nuestro Ser y nuestro destino. Salu2.

    ResponderEliminar