sábado, 19 de noviembre de 2016

Donald Trump y el eneagrama


Resulta significativo ver cómo el modelo americano del eneagrama coloca al actual Presidente electo de los EE.UU. como un rasgo 8, cuando según creo, es un 2 social, orgulloso y en búsqueda constante de aprobación.
El 2 está muy relacionado con el rasgo 8. El orgulloso 2 suele funcionar de esta forma: ante un impulso, que está condicionado por la emoción, se va a la acción del 8 sin pararse mucho a reflexionar sobre las consecuencias de sus actos y tampoco sin entrar a conectar seriamente con sus sentimientos.
Donald Trump fue un niño mimado criado en un ambiente elitista con una fuerte ambición. Si miramos las fotos suyas de pequeño, no vemos a un tirano 8 luchando a brazo partido por salir adelante en un mundo cruel, sino más bien a un elitista que lo ha tenido muy fácil y que ha de demostrar a su padre que se merece llevar su apellido y que va a ser más que él.
Claro que a Trump le conviene que todos piensen que es un tirano 8, fuerte y despiadado, cuando en realidad es un orgulloso, empático con la población más desfavorecida, y a la que seduce con proclamas simples pero emocionales. Esta población no se da cuenta que
Trump representa la oligarquía que los ha desheredado, más que el salvador que les va a devolver el trabajo. En estas fotos, vemos un chico atractivo, narcisista, reclamando atención y deseando triunfar, muy alejado de un rasgo 8, peleón, bravucón o tirano.

Para entendernos, Stalin, Fidel Castro, Sadam Hussein, Chávez, eran políticos 8. Alejandro Magno o Napoleón eran políticos 2.
La peculiaridad del 2 es que se infla como un pavo y se sobrevende; para seducir, ofrece más de lo que puede cumplir. La peculiaridad del 8 es que va a su bola, tiene sus propias reglas y el mundo ahí fuera le importa muy poco.
Desde luego, determinar qué rasgo tiene una persona es un juicio y como tal debe ser tratado. 
Salu2
Antonio Diaz Deus

Para quien quiera profundizar, 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada