lunes, 17 de julio de 2017

De las etiquetas en el mundo del desarrollo personal y otras zarandajas


Dentro de las profesiones de ayuda o de acompañamiento, hay muchas etiquetas y subetiquetas y es muy complicado que las personas que se quieran iniciar en una disciplina sean capaces de discriminar lo que de verdad les interesa.

Estas etiquetas tienen un claro enfoque en el lucro y en el marketing, y es comprensible que los profesionales tengan necesidad de diferenciarse y eliminar posibles barreras de entrada ante nuevos competidores. Lo que pretendo comentar en este post es cómo este desmedido enfoque en el lucro afecta a los clientes, ó pacientes, que se ven indefensos ante esta batalla.
Es conocida la cruzada conspirativa que está realizando la OMC (Organización Médica Colegial) y otras Asociaciones similares para eliminar en España la medicina natural e imponer la medicina alopática y farmacológica. Es claro que esta es una batalla "por la pasta", en las que están involucrados TODOS los políticos, ya sean de izquierda, de derecha, nacionalistas, incluso los antisistema..., todos bajan la cabeza y se humillan ante el poder de las multinacionales de la medicina.

Resulta patético ver los ejércitos de periodistas ó líderes de opinión defendiendo la voz de su amo, eliminando la posibilidad de curación con plantas naturales (que intentan ilegalizar),  o productos como el MMS que al no ser susceptible de patente, son prohibidos y demonizados sus usuarios. Es una vergüenza que en España se critique la acupuntura o la homeopatía cuando en otros países de Europa están incluidos en los programas nacionales de salud.
Algo similar ocurre con la carrera de psicología. Los egresados intentan monopolizar el mundo del desarrollo personal, erigiéndose en los expertos de la salud mental, cuando en realidad, su trabajo es en muchos casos puramente alopático: se tratan los síntomas y las disfuncionalidades siguen vivas debajo de una aparente imagen de normalidad.
Cuando unas prácticas determinadas se institucionalizan, pierden frescura y espontaneidad y pasan a formar parte del sistema, con lo que su capacidad de transformación se anula, su capacidad de trabajar "fuera de la caja" se convierte en inexistente.
Quizá por esa razón, la psicología que se suele estudiar en la Universidad es la conductual, que se pone al servicio del sistema para integrar los elementos más díscolos y conflictivos o incluso aquellos que tienen una emergencia espiritual que son diagnosticados como locos en muchos casos.
Sin embargo, hoy día sabemos con certeza que lo más importante en un trabajo de trasformación, no son los conocimientos que se atesoran ni tampoco una etiqueta determinada, sino la propia actitud del terapeuta, coach, psicólogo o consultor. Su experiencia de vida, el tamaño de su Alma es la que hace que el trabajo de transformación tenga lugar, no miles de libros ni miles de diplomas de ningún tipo.
Hay mucha gente que delega su salud en el médico de cabecera, y que no titubea cuando le recetan sesiones de quimio o pastillas con efectos secundarios brutales - hay quien afirma que los medicamentos son la tercera causa de muerte en los EE.UU.
Yo soy responsable de mi salud: salud mental, emocional y corporal. Durante años he sufrido de dolores en los pies - motivado por un exceso de ácido úrico. El médico me recetaba unas pastillas para quitarme el dolor, que inevitablemente reaparecía al cabo de unos meses y entonces volvía a consumir los fármacos de nuevo. Un mes tomando MMS me he quitado el ácido úrico,  el dolor y las pastillas y no he pagado un euro a ninguna farmacéutica ya que los productos para hacer el MMS se pueden comprar en cualquier tienda especializada. Así las cosas, no es extraño que la industria medico-farmacéutica le tenga declarada la guerra al MMS.
El verano pasado me quemé con el agua de la pasta. Fui al centro de salud y me dieron unas pastillas y una crema. Al llegar a casa, preferí frotarme la zona quemada con un trozo de aloe vera y el dolor cesó y la inflamación tambien. Los medicamentos y sus efectos secundarios se fueron a la basura. 

Al igual que el mundo de la salud está institucionalizado en la carrera de medicina y los lobbies farmacéuticos presionan para seguir teniendo millones de pacientes dependientes, así la psicología institucional que se enseña en la Universidad se acaba convirtiendo en muchos casos en un instrumento del poder para mantener alineados a los ciudadanos.
La carrera de Psicología es en su mayor parte conductual, con lo que es improbable que un psicólogo recién egresado haya estado en contacto con el desarrollo personal. Para poder hacerlo, ha de iniciar él mismo un trabajo profundo de trasformación para poder liderar-se "fuera de la caja". Así podrá acompañar a otros en su Camino.

Así, al igual que sería deseable que un médico recién egresado se formara en medicinas naturales, entre otras el Reiki, la homeopatía, la acupuntura, las plantas medicinales o el MMS, un psicólogo con su carrera terminada debería formarse en Terapia Gestalt, en Constelaciones Familiares, en PNL, hacer el programa SAT, o irse a la selva a tomar Ayahuasca.


En todo caso, tanto el médico como el psicólogo, el terapeuta o el consultor se han de hacer responsables de su salud mental, emocional y corporal. Sólo así podrán acompañar y/o ayudar a otros. 


No hagas mucho caso a las proclamas del sistema.

Cuando trabajo con personas, no se me ocurre pensar en qué corriente de pensamiento estoy, o si le estoy haciendo coaching, mentoring, o terapia. Sólo sé que una persona contrata mis servicios y eso supone ponerme a su servicio, poner todo mi Ser a su disposición, con confianza, iniciativa, determinación y mirada global. Él me ha elegido y yo le he elegido; la magia no se enseña en ningún sitio ni está homologada, se ha de descubrir.
Animo a los que buscan alguien que les ayude y/o acompañe en su desarrollo personal y profesional, que se dejen de etiquetas, de certificaciones absurdas y de proclamas de marketing. Que se hagan responsables de su salud mental, emocional y corporal y que busquen un profesional que les pueda acompañar con compromiso, amor y sabiduría.
Salu2


No hay comentarios:

Publicar un comentario