viernes, 3 de noviembre de 2017

Las leyes sistémicas y el conflicto en Catalunya

La jerarquía
Todos sabemos que los cachorros de los mamíferos se organizan de forma jerárquica, así los que han nacido primero tienen prioridad sobre los que han nacido después. Esta regla se llama de orden o de jerarquía.
Recuerdo un taller con Hellinger en donde trabajó con dos mujeres que eran propietarias al 50% de una empresa en la que tenían problemas. Hellinger preguntó que cuál de las dos tenía mayor jerarquía - las dos respondieron que la misma.
Aquí Hellinger fue preciso, una de las dos tenía que tener más jerarquía, y en este caso fue claro que la mujer que tuvo la idea de montar la empresa tenía más jerarquía que la otra.
En el mundo familiar, los padres tienen más jerarquía que los hijos y éstos también se organizan de mayor a menor. En el mundo de las organizaciones, la jerarquía está en los elementos del sistema que más aportan, que tienen más jerarquía que los que menos aportan, aunque la antiguedad tambien cuenta.  
Según Hellinger, cuando el hermano menor acepta la jerarquía de su hermano mayor, se produce una corriente de respeto de abajo hacia arriba que se ve recompensada por una corriente de afecto de arriba hacia abajo. El hermano mayor se siente respetado y está agradecido.
Cualquier concentración humana tiene a nivel inconsciente una madre que viene de la Tierra y un padre que viene del Cielo, que el patriarcado ha vestido de Dios.  Nuestros ancestros pasaron de tener un padre andalusí a uno cristiano y eso se puede repetir si hay ciudadanos que reniegan de su padre (el estado español, la Monarquía) porque quieren otro padre (el estado catalán). En esa época, el cambio fue producido por invasiones externas; actualmente es un tema más bien interno (aunque la presión externa ayuda), como una especie de "búsqueda colectiva del padre", asentada en muchos casos en la relación de rebeldía con el propio padre, en este caso, el estado español. al que se identifica con el estado patriarcal

Las CC.AA. se pueden observar sistémicamente como los hijos de esta España plural. Es complicado organizar la jerarquía de estos hijos pero podemos mirar los hechos.  El País Vasco y Navarra gozan de un estatus distinto en esta familia, ya que están independizados económicamente y tienen sus propios ingresos. Madrid y la tierra de Castilla, ha sido sede el Imperio. y lo es de la monarquía, es el hermano mayor. Los catalanes, valencianos, mallorquines y diría que hasta aragoneses, se agrupan en un segundo puesto. Luego están todas las demás.

Catalunya ha competido con el hermano mayor y lo ha tenido como referencia, como el espejo en el que se miraba mientras sentía que era mejor que él. Ha llegado a pedir la independencia económica de la que disfrutan sus otros dos hermanos, pero papá estado no se lo ha concedido.

El hermano segundo se podrá independizar económicamente cuando mire con respeto al sistema, tomando lo que de él ha recibido y tomándolo con amor.

Pertenencia
Otra ley sistémica viene a decir que todos los miembros de un sistema pertenecen al mismo. Esto que parece obvio no lo es tanto cuando miramos nuestra realidad y observamos las barreras que se construyen como muros, banderas, monedas, naciones, idiomas..., Son juegos de exclusión donde unos pretenden excluir a otros y otros muchos luchan por ser incluídos. 

La realidad es que los excluídos siguen perteneciendo al sistema, por mucho que no se les quiera mirar. Estos excluídos  generan disfuncionalidades que provocan más excluídos y así seguimos, compitiendo entre nosotros para incluirnos en el club de la felicidad, del dinero, de los católicos, de los catalanes o de los masones. La cuestión es sentirse parte de algo más grande que uno.

Se entiende cómo muchos de los políticos nacionalistas que propugnan la exclusión contra los españoles, hayan sufrido exclusión ellos mismos o sus antepasados, y de esta forma inconsciente van repitiendo el patrón.

Aquí muchos nacionalistas pretenden exluir a los que no piensan como ellos, con prácticas mafiosas, como esta foto en donde se cuelgan votantes de formaciones políticas rivales.




Luego están los que pretenden vivir en su cúpula de cristal, aislados de la aldea global, como el pueblo de Asterix y Obelix, resistiendo al Imperio.

Tambien pertenecen a los sistemas los muertos, y en España todavía hay muertos que reclaman su lugar. Mucha pelea se ve en el ambiente político que parece que aún colea las consecuancias de la Guerra Civil. 
Hay muertos sin reconocer que buscan su lugar en el sistema. Esto enardece las posiciones políticas pero no soluciona el problema. Estos muertos necesitan ser acogidos, mirados, Solo así podremos seguir avanzando.

Dar y tomar
La tercera ley tiene que ver con que haya un equilibrio entre lo que se da y lo que se toma del sistema. Ya vimos más arriba que quien tiene más antiguedad o quien más contribuye en un sistema tiene más jerarquía. 

Es claro que Catalunya está en una posición de demanda, de recibir más, más recursos, más jerarquía, más poder. Sienten que se merecen más de lo que tienen, quizá por su tono quejica (ver Primera parte del artículo)

Tambien podemos entrar en el juego de quién da más y quién da menos, con muchas más variables involucradas, como la Monarquía, los Bancos, el IBEX 35, la Iglesia Católica, la burguesía catalana, Europa, EE.UU, los lobbies... Muy complejo como para entrar en profundidad. Lo dejo para mejor ocasión.

Cerrando

Es claro que vivimos momentos de cambio. La organización del estado español - y del mundo ahí fuera - es patriarcal. Es lo que hay, un mundo piramidal donde los de arriba acumulan recursos mientras los de abajo se mueren de hambre. 

La contracultura de los 60´s supuso un oasís de libertad en medio del patriarcado imperante, que fue brutalmente reprimido. Desde entonces, hemos perdido como ciudadanos, y han ganado las grandes corporaciones y el mundo del dinero. 

El nacionalismo de Catalunya es un emergente en esta europa tan alemana y ya veremos dónde nos lleva aunque no parece ser un emergente en contra del patriarcado, al contrario, parece ser un movimiento de una parte de la burguesía que quiere más poder, aunque haya muchos nacionalistas catalanes que crean de verdad que esto llevaría a un estado más horizontal y solidario, dificilmente se podrá alcanzar ese ideal con prácticas mafiosas y excluyentes como las que usan.

Una mirada sistémica supone aceptar que todo está bien como está y que hay una inteligencia de "campo" a la que es bueno mirar con respeto. Hellinger dice que es un pecado de arrogancia no aceptar la realidad tal cuál es. La realidad tal cuál es incluye el conflicto y el acuerrdo, tambien la indiferencia.


Antonio Diaz Deus

No hay comentarios:

Publicar un comentario