viernes, 3 de noviembre de 2017

Patologías de España y Catalunya a la luz del eneagrama




El Miedo
El Miedo es un claro exponente del patriarcado, en una sociedad piramidal los de abajo han de temer a los de arriba, si no, no funciona. El mundo llamado desarrollado es un mundo de miedo, de espionaje, de policías, de drones, de militares, de leyes y de cárceles.
En España hay mucha historia común de batallas y de muertos que corroboran este esquema polar, este baile entre el miedo y el autoritarismo, como que uno no parece que pueda existir sin el otro. También existe esta polaridad en  el centralismo, del estado a la periferia. El miedo a los españoles es algo impregnado en la cultura de algunos  vascos, catalanes, valencianos, gallegos o canarios que a su vez lo ven como justificación para responder de forma autoritaria.
Lo que es claro es que el miedo está ahí fuera, trasciende las pequeñas fronteras estatales para adentrarse en el complejo mundo actual .  Lo que vivimos en Europa es casi un paraíso comparado con el resto del mundo; aquí rara vez sentimos miedo, aunque también es cierto que el estado es casi la mitad de la economía. El coraje es el antídoto para el miedo, el coraje para actuar desde la propia naturaleza, dejando atrás ideas y juicios previos.


El espíritu mercantil
La imagen es algo fundamental en el mundo digital. Una marca y lo que representa es algo muy valioso. Los catalanes tradicionalmente han estado muy interesados en el tema de la imagen. La cuidan y se preocupan y son conscientes que una buena imagen vende mucho.
España por otra parte no ha hecho los deberes. No ha aprovechado lo suficiente el poder de la marca España, y los últimos presidentes han sido un desastre en términos de imagen. Aznar, Rajoy o incluso Zapatero no han dado la talla y no se han creído el potencial de la marca.
No es de extrañar que parte de la burguesía catalana esté pensando en una imagen distinta, una Catalunya de diseño que venda más y mejor, que no esté conectada con toros y faralaes, con castellanos rancios y con Madrid.
El mundo actual se mueve alrededor de la imagen y estas peleas entre quién es mejor que quien no ayudan. Es solo un juego de banderas, no hay que tomárselo en serio. Desmontarse la imagen que uno tiene o quiere tener es lo primero, no creerse la imagen construida en las aulas, en los periódicos o en la tele . Olvidarse del rollo español de una grande y libre y que Catalunya se creó cuando Jesucristo.

El conformismo
La tercera patología como dice Naranjo es el conformismo. El conformismo de unos y de otros por olvidarse quiénes son y de dónde vienen. El conformismo para tragarse las mentiras de  la tele, de los peródicos, sin criterio propio.
Es bueno saber que hay mucho pasado común y mucho que limpiar y mucho que hacer y estas peleas no merecen la pena aunque no hay duda que sirven a un propósito más elevado aunque me cuesta entender cuál es.
Con todo este sarao, todos nos hemos olvidado de quiénes somos y lo que tenemos en común, nos hemos olvidado que el mundo ahí fuera está cabrón y que más vale estar unidos. Las pasiones nos llevan a competir y al fracaso, probemos algo distinto.
Como un juego, vamos a analizar los comportamientos neuróticos del llamado procés y su réplica por parte del gobierno de España. El Govern ha podido funcionar en el triángulo 7/4/1. del eneagrama:
Viéndolo como una caricatura, interpreto el comportamiento del Govern en este último año como comportamiento típico de un carácter 7, un tipo 4 o un tipo 1 del eneagrama, dependiendo de en qué ámbito estamos.
En cuanto a ideas y juicios, parece que han sido muy indulgentes consigo mismos, se perdonan saltarse la ley y la corrupción (7), aunque les encanta iniciar cosas nuevas y divertidas que luego les cuesta poner en marcha (7). Parece que solo ven lo positivo de las situaciones y les gusta salir a festejar - como la "butifarrada" convocada por la ANC (7), pero se olvidan que llevan mucho tiempo saltándose la ley, pensando que no iba con ellos (7). Y bueno, lo del gobierno catalán en Bruselas, a disfrutar y a huir del mal rollo, I am OK, you´re OK (7).
Por otra parte, se sienten con la autoridad suficiente como para defender su propio ideal en el mundo (1), pudiendo estar por encima de España, de la UE e incluso de Trump. Sin embargo, son exigentes con el gobierno de España y con la Monarquía, que no creen que esté a su nivel (1).
Se ponen muy quejicas a la mínima (4) y se sienten muy especiales, aunque se la pasan comparándose con Madrid, con Finlandia, con Milán y poniéndose, inconscientemente, por debajo (4). El papel victimista es parte del DNI del Govern, "Madrid nos roba", "Madrid nos pega" y el nuevo, "Madrid no quiere dialogar".
Resumiendo, en este triángulo, el Govern va a su bola, viendo lo que le interesa, y con una falta total de empatía hacia la población que no va a su bola, huyendo hacia delante sin pararse a mirar los problemas y los cadáveres que va dejando por el camino.
Y el gobierno de España es posible que se haya movido en el triángulo 2/5/8. Una actitud orgullosa frente al nacionalismo, "aquí no pasa nada", o "todo va bien", típica de las monarquías con mando en plaza, como la española. Un ponerse por encima del otro y no respetarle. El orgullo de la monarquía fue el detonante de la intervención, una España desinflada no le viene bien a la Corona (2).

Rajoy estuvo autista durante un tiempo, en su cueva, mirando para otro lado, encerrado en sí mismo, con miedo a actuar y a complicar más las cosas (5).
El gobierno de España contesta de forma autoritaria, pisoteando la gente al sentirse amenazado. Desde luego que el estado es un poco mafioso, con estructuras de poder disfuncionales, con conexiones, favores y puertas giratorias suficientes como para permitir que el poder prevalezca (8).
Es decir, un enfrentamiento entre los fanáticos que están convencidos que están en lo correcto aunque ignoren la ley y el estado central que actúa de forma desproporcionada para preservar esa ley. 


Salu2.

No hay comentarios:

Publicar un comentario